Nuria del Saz myBloggie 2.1.5 © 2005   
29 Jan 2006   08:07:21 pm
Las uvas de la ira de hoy
Quienes siguen la actualidad estarán familiarizados con las informaciones sobre inmigración. Aquí en el sur de España, desde donde escribo, la llegada a las costas andaluzas de pateras repletas de inmigrantes es constante. Raro es el día que no contamos esta realidad desde los informativos. Personas que arriban exhaustas a nuestras costas, hombres, mujeres, muchas veces embarazadas, bebés... Quién no tiene grabada esa imagen tan común de mujeres que bajan de la patera con su bebé en los brazos, ateridas, desfallecidas, cuando miembros de la Guardia Civil o de la Cruz Roja les prestan los primeros auxilios en la misma playa. Otras veces, por el contrario, el mar les gana la partida y muchas de esas personas llegan a España, sí, pero muertas. Es el riesgo de cruzar el Estrecho. Un riesgo que miles de inmigrantes aceptan correr cada año. Desde el uno de enero de 2006, quinientos cinco inmigrantes han sido interceptados en las costas españolas. Sólo en este fin de semana han sido doscientos.

Hace un par de veranos cayó en mis manos las uvas de la ira, de John Steinbeck ( 1902-1968 ), libro que recomiendo vivamente al que todavía no lo haya leído. Steinbeck narra el calvario por el que tiene que pasar una familia de agricultores, expulsados de sus tierras de Oklahoma por la sequía y la corrupción, en busca de un futuro mejor en la tierra prometida, la verde y próspera California. La familia Joad empaqueta sus pertenencias, deja atrás su casa y su tierra seca, y se lanza a la carretera por la famosa ruta 66, la Continental, que lleva a California. Es una historia de trabajadores inmigrantes, dentro del mismo país, pero igual de terrible que todas esas informaciones que atisbamos sólo de lejos en la prensa diaria. Es una historia de sufrimiento, de carencias, de engaños, de explotación, como es la realidad de tantos inmigrantes que dejan atrás sus vidas pasadas encarando un futuro incierto pero que, desde la miseria presente, se vislumbra mejor. Leer esta novela de Steinbeck me hizo tomar conciencia del drama humano de la inmigración, verlo desde otra perspectiva, me permitió pararme a reflexionar sobre ello. Casy, uno de los personajes de la obra dice: “Subí a una colina a mirar: las casas están vacías, las tierras están vacías y toda esta región está vacía. No puedo quedarme aquí. He de ir a donde va la gente”. Y eso es lo que hacen tantas y tantas personas... van donde van los demás porque no hay alternativas donde nacieron.

Hoy leo en la prensa la misma historia que relató John Steinbeck pero con otros personajes (inmigrantes del este de Europa, africanos, de América del Sur...), que un siglo después tratan de buscarse la vida en otra California, nuestro país, donde tampoco son tan doradas las naranjas ni las uvas tienen tanto zumo como para bañarse en él. La prensa denuncia hoy los abusos que sufren estos inmigrantes del siglo XXI: desde el cobro del transporte para ir a los campos (unos tres euros por ir y volver hacinado en una furgoneta, pago de la seguridad social a costa del trabajador (si están dados de alta, claro), contratos temporales, alojamiento en infraviviendas, jornadas interminables... y para rematar la lista sexo a cambio de trabajo. Ha saltado a la prensa esta semana desde Torrepacheco, en Murcia. Mujeres a las que se les ofrecía trabajo en el campo a cambio de pasar la noche con quien les ofrecía el empleo. Normalmente los encargados o capataces que tienen la misión de reclutar trabajadores para los empresarios. Capataces que habitualmente son también inmigrantes y deciden quien trabaja y quien no. Terrible... Algunas mujeres de la zona llevan seis meses sin trabajar porque no quieren ceder al chantaje. Por desgracia, me temo que no será algo que sólo esté sucediendo en Murcia y, seguramente, a partir de ahora conoceremos más casos en otros lugares.

Las similitudes con el drama narrado por John Steinbeck son muchas y no he podido dejar de recordarlo al leer hoy el caso de estas mujeres chantajeadas por otras personas que también dejaron atrás su país y que abusan de su mejor situación. Son las uvas de la ira de hoy.
Categoría : General | Enviado por : Nuria | Comentarios[143] | Referencias [0]
22 Jan 2006   08:05:31 pm
Sobre los periodistas...
"PERIODISTAS. En general, tenéis prisa, y lo comprendo, pero podéis ser víctimas del
afán de novedades, algo entronizado en exceso porque confunde lo bueno con lo nuevo.
Pero yo valoro enormemente la mediación de la palabra. Y de la comunicación, que
no es la mera transmisión de noticias. Más que hablarle a él, hablar con él."

Así se refiere Ángel Gabilondo (San Sebastián 1950) a los periodistas, según escribe Juan Cruz hoy en El País. Ángel Gabilondo es catedrático de Metafísica y rector de la Universidad Autónoma de Madrid.
Categoría : General | Enviado por : Nuria | Comentarios[135] | Referencias [0]
22 Jan 2006   01:50:20 pm
¿Cómo lee una persona ciega?
¿Qué hay de la lectura de libros? ¿Puede un ciego leer libros?
Además de los formatos tradicionales de libros en Braille o grabados por un lector, hoy se abren múltiples posibilidades con el ordenador y los libros electrónicos. Existen varios programas que convierten libros previamente scaneados o transcritos en formato texto (.rtf, .txt, .doc, etc) en archivos mp3, leídos por una voz electrónica, no humana. Algunos de estos programas son Text Aloud (americano), Biblos (italiano y, de momento, gratuito) o Lectotext (español).

Mi preferido es Text Aloud por su estabilidad, agilidad y las múltiples posibilidades que ofrece. Entre sus ventajas está el precio, muy asequible, con lo cual podemos tener el programa original con su licencia por poco dinero (unos 30€). De momento no está traducido al Español, pero su manejo no es difícil y hay voces gratuitas en Español.

Escucha un ejemplo de lectura con Text Aloud y la voz Jorge
Escucha

Biblos es muy rápido leyendo los textos (los convierte directamente en MP3, sin pasarlos primero a .wav, como hace Text Aloud). Los que estén habituados a la voz de Jaws no tendrán dificultad en sentirse a gusto con las lecturas de Biblos. Además, al igual que Text Aloud permite trocear los archivos para hacerlos más manejables. Al comienzo de cada archivo, el programa inserta automáticamente mediante voz el número del archivo y el número total de archivos de los que consta el libro (muy útil a la hora de retomar la lectura).

Una vez el libro está en formato mp3, se pasa a un reproductor y a leer donde quieras, en la cama, por la calle, en el coche, o tomando el sol en la playa tan a gusto. Otra opción es grabar el archivo mp3 en un cd y reproducirlo en un lector de mp3.

Los libros en mp3 son también muy útiles para personas con vista cansada porque no necesitan forzar los ojos y pueden seguir disfrutando de la lectura. Por desgracia, en España, aún no son populares los libros sonoros; algo muy extendido en Estados Unidos, donde la población sin discapacidad gusta mucho de estos libros que pueden ser escuchados mientras conducen, en un embotellamiento, o mientras se pasa el trapo del polvo en casa. Las editoriales sacan al mercado la versión en audiolibro de los títulos más vendidos pudiéndose adquirir en cualquier mall. Muchas veces, son los propios autores los que leen su obra.

Otra forma de leer libros sonoros, audiolibros o, libros hablados, o como queramos llamarlos, es en formato Daisy. La lectura de libros en Daisy es un gustazo, porque permite una navegación fantástica por el texto (movimientos
por páginas, capítulos, secciones, etc), si bien la producción de estos libros es más compleja que la de las opciones descritas anteriormente y no suele hacerse en casa, sino en instituciones.

Existen muchos reproductores para leer formato Daisy, ya sean aparatos en sí mismos (hardware) o programas para instalarlos en el PC (software). Los primeros presentan la ventaja de ser portátiles y la desventaja del precio. Los segundos tienen a su favor el precio (algunos se descargan gratuitamente de internet: AMIS o PLAYBACK 2000), y el inconveniente de que son tan portátiles como lo sea nuestro ordenador.

Más información sobre el formato Daisy en:
http://www.nodo50.org/utlai/num22/220110.htm
Categoría : Tiflotecnología (tecnología para ciegos) | Enviado por : Nuria | Comentarios[127] | Referencias [0]
19 Jan 2006   05:16:51 pm
Plan Concilia
Hoy leemos en la prensa acerca del primer funcionario de Fomento que se beneficia del Plan Concilia. Para aquellos que lo desconozcan, el Plan Concilia es el plan integral de conciliación de la vida personal y laboral en la Administración General del Estado, es decir, un paquete de medidas que va a ayudar a los funcionarios a poder atender mejor a sus familias.

Entre tales medidas, se contempla, por ejemplo, que los padres puedan disfrutar de un permiso de paternidad retribuído de diez días. Un lujo, si lo comparamos con los dos días a los que cualquier trabajador español tiene derecho hoy por hoy cuando su mujer da a luz. ¡Dos días! Como digo siempre: uno para llevar a la mujer al hospital cuando esta se pone de parto; y el otro, el segundo día, para recoger a la esposa y al recién nacido y llevarlos a casa. A casa de la madre de la nueva mamá, claro, como solía ser tradicional, para que la abuela ayude los primeros días a la nueva mamá, puesto que el papá tiene que regresar inmediatamente a su puesto de trabajo, quedando privado de la extraordinaria experiencia de estar junto a su bebé los primeros días de vida. Normal que al final el recién nacido cree ese vínculo especial quasi indisoluble con su mami. A papi no le dieron la oportunidad, simplemente.

Hoy todos los padres que pueden permitírselo, reservan unos días de sus vacaciones para estar junto a su bebé los días posteriores al nacimiento. Y si la economía lo permite y la empresa no lo impide, otros padres renuncian a su salario para participar plenamente en la crianza del hijo unas semanas. Otra opción es compartir la baja maternal con el padre, renunciando la madre a parte de su permiso de cuatro meses, por lo que ambos, madre y padre, pueden emprender juntos el camino de la nueva vida que ha llegado a su hogar. Si se opta por esta solución, nuevamente, es la mujer la que renuncia.
Sin embargo, estos diez días de permiso por paternidad retribuido, no olvidemos el dato, sólo es un privilegio que afecta a cuantos trabajan en la función pública estatal. El resto de trabajadores del sector privado tiene que seguir ingeniándoselas para disfrutar de su paternidad. Como anécdota contaré el caso de unos padres que pudiendo elegir el día de una cesárea programada, prefirieron un miércoles a fin de sumar los dos días de permiso del padre a los del fin de semana y así poder estar él junto a su mujer y el bebé cuatro días seguidos. Es una anécdota, pero cada vez conozco más de estas y, hasta en estos asuntos, a veces se da la picaresca.

El plan está muy bien, pero los legisladores podrían empeñarse un poco más en extender al resto de los trabajadores el tantas veces reivindicado permiso de paternidad sin que vaya en detrimento de la baja por maternidad. Además, si por ley, hombres y mujeres tuvieran derecho a su baja por maternidad/paternidad, el hecho de ser mujer y, por tanto, susceptible de quedarse embarazada y, por tanto, empleado que, antes o después, se tomará su baja, no constituiría un factor de riesgo para ninguna empresa, porque los hombres, antes o después, también estarían ausentes de la oficina para criar a su bebé. No importaría ser hombre o mujer porque ambos tendrían el mismo derecho por ley a dejar un tiempo de trabajar para hacerse cargo de su hijo. Y, por consiguiente, al empresario le daría igual contratar a un hombre o a una mujer. Un factor menos de discriminación laboral.

Si quieres conocer más sobre el Plan Concilia:

http://www.map.es/iniciativas/mejora_de_la_administracion_general_del_estado/funcion_publica/concilia.html

:
Categoría : General | Enviado por : Nuria | Comentarios[127] | Referencias [0]
16 Jan 2006   04:05:08 pm
Media hora para leer y soñar
“Media hora para leer y soñar” así reza un titular hoy en el diario El País. Atraída irremediablemente por esos dos verbos “leer” y “soñar” he pulsado en la noticia para averiguar qué anunciaba tan evocadora frase.

La noticia cuenta que un instituto de secundaria de Cataluña ha reservado media hora cada día del horario lectivo para que los estudiantes la dediquen a leer individualmente, en silencio. Esa media hora se extrae cada día de una asignatura distinta, para que ninguna se vea afectada por ese tiempo de menos. Los estudiantes pueden leer de todo, incluso comics. La cuestión es leer y comprender lo que se lee y, por lo visto, algunos adolescentes de hoy en día tienen dificultad hasta para comprender los comics de Tintín o las aventuras de Asterix. A su disposición, los estudiantes tienen todo tipo de obras: desde títulos de la Literatura Española hasta del género de ciencia ficción.

Y la iniciativa no queda sólo en la lectura de libros. Después los alumnos deben cumplimentar la correspondiente ficha de lectura. Se trata no sólo de crear hábito, sino también de que se disfrute con los libros, dándoles a los chicos la oportunidad de encontrarse a solas con las historias. No son lecturas recomendadas en la asignatura de Lengua y Literatura, sino que el propio alumno elige qué quiere leer.

Es magnífico, en mi opinión, porque se fomenta la lectura en horario de clase y eso, quieras o no, motiva más que si hay que abrir el libro a la fuerza por la tarde en casa cuando se amontonan las tareas obligatorias. Y, además, en la iniciativa están implicados todos los profesores, no sólo los de letras, pues un alumno no puede resolver correctamente un problema matemático si no entiende el enunciado porque falla en su comprensión lectora. No olvidemos que, a través de las palabras, podemos comprender el mundo.

Media hora al día no es mucho, si lo comparamos con el tiempo que dedicamos a otras actividades, pero, precisamente, porque no es mucho nos pone frente a frente con una realidad: la de que no leemos más (quien no lea, claro, porque yo no puedo vivir sin leer), no por falta de tiempo, sino porque sencillamente no se quiere encontrar ese tiempo, o no se ha encontrado el libro que nos enganche.

Cada mes en España se publican unos cinco mil títulos. Abruma la cifra, ¿no es cierto? Digo yo que de todos ellos, alguno se ajustará a nuestros gustos ¿no?
Categoría : General | Enviado por : Nuria | Comentarios[142] | Referencias [0]
 
1 2 Next
Dec 2005 Enero 2006 Feb 2006
D L M X J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     
Categorías
General[44]
Maternidad y crianza[9]
Poesía[14]
Tiflotecnología (tecnología para ciegos)[4]
Reciente
Tonto es el que hace tonterías
Mami, me aburro
Sueño retrospectivo: back to school
Translateka.com - Diccionarios en línea para invidentes
Escuelas de verano y nuestra responsabilidad como padres
A CIGAS EN MANHATTAN
El 20 por ciento de los adolescentes justifica la violencia
La noche de Reyes sin complejos
Carne de mi carne
Blind and partially sighted people in media
Archivos
Agosto 2007[4]
Diciembre 2006[4]
Noviembre 2006[6]
Octubre 2006[3]
Setiembre 2006[4]
Julio 2006[4]
Junio 2006[7]
Mayo 2006[7]
Abril 2006[7]
Marzo 2006[4]
Febrero 2006[10]
Enero 2006[11]
Nuria[71]
Buscar
Afiliación
Template theme : aura
Powered by myBloggie Copyright © 2004 2006
-- myWebland --