Nuria del Saz myBloggie 2.1.5 © 2005   
11 Sep 2006   08:31:31 am
!Qué poca vista!
Leo en la prensa que Microsoft amenaza con retrasar el lanzamiento de Windows Vista en Europa. Mi primer pensamiento ha sido decir para mis adentros con mucho retintín “uy, qué pena me da”. Por lo visto la Unión Europea le exige al gigante informático que cumpla con las reglas de la competencia y la pobre Microsoft alega que dicha normativa anti monopolio le obliga a realizar ciertas modificaciones en Windows Vista que retrasarían su lanzamiento en Europa. Insisto, ¡qué penita verse obligado a rehacer su productito! Es que como son nuevos en la industria del software, pues debe haberle pillado por sorpresa la ley anti monopolio, claro, era eso seguro.

Bruselas, por su parte, está muy preocupada por que los programas y sistemas operativos cumplan con las leyes de la competencia, pero no he leído nada sobre la accesibilidad. ¿A quién le importa que las personas con discapacidad podamos seguir trabajando con normalidad en Windows? A Microsoft no mucho, la verdad, a pesar de tener un departamento (al menos de nombre) encargado de la accesibilidad de sus productos. Y a Bruselas... imagino que también habrá una comisión por ahí que, supuestamente, se interesa por ese diez por ciento de la población europea que necesita entornos de trabajo accesibles. ¡Ayns! Igual es que hoy me he sentado a leer el periódico con cierta actitud derrotista, pero eso de que el próximo Windows lleve en su propio nombre el de “Vista”... Y precisamente eso es lo que les falta a todos, un poquito de vista en todo este asunto.
Categoría : Tiflotecnología (tecnología para ciegos) | Enviado por : Nuria | Comentarios[142] | Referencias [0]
01 Sep 2006   07:25:49 am
Rechazan a una chica ciega en una gala de estética
¡Hola! Se me acabó lo bueno, como a media España, que hoy se incorpora a la rutina laboral. Espero que las vacaciones os hayan sentado fenomenal y que no forméis parte de esa estadística que señala que uno de cada tres españoles se separa en septiembre. Sabía que el índice de separaciones/divorcios es elevado en España (aún más en Cataluña), pero cuando leemos que al día se separan xx parejas uno se queda con una sensación de ser un bicho raro...

Más allá de cavilaciones matutinas, que aún ni he desayunado, de lo que quería hablar en este arranque del año (por muchho que las uvas las tome el 31 de diciembre es el 1 de septiembre cuando realmente tengo la sensación de estar empezando el nuevo año) es de ceguera y discriminación. Sobre el papel se habla tanto de integración e igualdad de derechos y oportunidades que pareciera que todo ello es una realidad. Una vez más hay que insistir en que el camino se ha allanado bastante, pero queda muchísimo por hacer.

Cedo la palabra a Sara Martín, una chica gaditana a la que rechazaron en una gala de peluquería por el hecho de ser ciega. Con su permiso reproduzco más abajo el mail que envió a una de las listas de correo a la que estoy suscrita (Tiflolibros).


“El objetivo de mi correo no es otro que informar sobre unos sucesos que
tuvieron lugar el día 29 de mayo por la tarde en una gala de peluquería
celebrada en el Hotel Guadalete a las 19:00 horas por la marca Eugene Perma
Paris, con el fin de darles la mayor difusión posible para evitar futuras
incidencias.

El día 29 de dicho mes sobre el mediodía recibí una llamada de una buena
compañera y amiga informándome de una gala de peluquería que celebraría la
marca dicha anteriormente aquella tarde en el Hotel Guadalete en Jerez, en
la cual iban a seleccionar a cinco chicas para realizarnos un corte de pelo
y aplicarnos posteriormente un tinte para hacernos unas fotografías después
y así dar promoción a los productos que esta marca ofrece y de este modo
importar, según nos comunicaron ellos cuando estuvimos allí, nuevos estilos
y tendencias, además de un pago de treinta euros a las chicas seleccionadas.

Como la idea me pareció buena y acertada, decidí que valía la pena acudir
aunque esto me suponga una gran dificultad, ya que actualmente resido en
Chiclana de la Frontera, teniendo en cuenta que los transportes son bastante
irregulares y que yo, al ser invidente, tengo mayores problemas para acceder
a ellos.

Al llegar allí unos señores nos examinaron una a una nuestros tipos de
cabello para elegir cuáles serían los más adecuados para las ideas que ellos
tenían. Tras varias observaciones, fui seleccionada junto con cuatro
compañeras más para realizar la prueba.

Cuál no sería mi sorpresa cuando de pronto, uno de los que nos habían
seleccionado, al darse cuenta de que soy invidente, automáticamente decide
excluirme de la prueba y se dispone a elegir a otra compañera, diciendo ante
todo el mundo que no me permitirían participar en el proyecto por este
motivo, alegando como excusas dificultades de movilidad para las cuales no
quiso escuchar algunas soluciones que le planteamos tanto mi compañera como
yo misma. Sin embargo, cuando después de aquello intenté decirle que me
parecía una discriminación lo que estaban haciendo y que no veía voluntad
ninguna por su parte para solucionar los problemas que él mismo planteaba,
su actitud fue ignorarme por completo, visto lo cual decidí abandonar la
sala junto con mi compañera.

Tras aquella experiencia, esa misma tarde me puse en contacto con quien me
dijeron era la Responsable de la gala, la cual me aseguró que el asunto
sería tratado y que recibiría noticias de ellos posteriormente. Sin embargo,
no sólo no he recibido ninguna noticia al respecto sino que han evitado
atenderme cuando yo he intentado comunicarme con ellos tras esperar un
tiempo que me pareció prudencial sin recibir ninguna respuesta ni
predisposición para dar una solución por su parte.

Realmente me parece vergonzoso que, a estas alturas y en pleno siglo XXI,
las personas con discapacidad seamos víctimas de discriminaciones como
éstas, de humillaciones de ese calibre y de un maltrato psicológico tan
ruin, inhumano y degradante. Parece ser que ideas tan socialmente aceptadas
como la no discriminación, la igualdad o la dignidad de la persona, derechos
actualmente consagrados en la Constitución Española, no son acordes con la
ideología de esta empresa, ya que dichos derechos me fueron vulnerados sin
ningún tipo de reparo por su parte.

Por eso quisiera que esta experiencia sea difundida para evitar que otras
personas con discapacidad se vean en situaciones similares y que todos en
general y las empresas especialmente tomen verdadera conciencia de este
problema para así conseguir que la igualdad y la tolerancia sean valores
imperantes en esta sociedad.

Un cordial saludo

Sara Martín Pérez."
Categoría : General | Enviado por : Nuria | Comentarios[153] | Referencias [0]
 
1
Aug 2006 Setiembre 2006 Oct 2006
D L M X J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Categorías
General[44]
Maternidad y crianza[9]
Poesía[14]
Tiflotecnología (tecnología para ciegos)[4]
Reciente
Tonto es el que hace tonterías
Mami, me aburro
Sueño retrospectivo: back to school
Translateka.com - Diccionarios en línea para invidentes
Escuelas de verano y nuestra responsabilidad como padres
A CIGAS EN MANHATTAN
El 20 por ciento de los adolescentes justifica la violencia
La noche de Reyes sin complejos
Carne de mi carne
Blind and partially sighted people in media
Archivos
Agosto 2007[4]
Diciembre 2006[4]
Noviembre 2006[6]
Octubre 2006[3]
Setiembre 2006[4]
Julio 2006[4]
Junio 2006[7]
Mayo 2006[7]
Abril 2006[7]
Marzo 2006[4]
Febrero 2006[10]
Enero 2006[11]
Nuria[71]
Buscar
Afiliación
Template theme : aura
Powered by myBloggie Copyright © 2004 2006
-- myWebland --